Dom12172017

Last updateJue, 14 Dic 2017 7pm

Back Está aquí: Home Yo aun diría más Nacionalismos, mitos y naipes

Yo aun diría más

Nacionalismos, mitos y naipes

En el Infierno de Dante, antes de cruzar el Aqueronte y llegar al primer círculo, se encontraban los indecisos, aquellos que habían preferido no tomar partido ni comprometerse nunca. Su castigo era correr sin descanso, desnudos y perseguidos por nubes de insectos que los atacaban sin cesar; las lágrimas y la sangre que resbalaban de sus cuerpos alimentaban a unos repulsivos gusanos que se arrastraban por el suelo. Poncio Pilato y aquellos ángeles que no tomaron partido durante la rebelión eran algunos de sus ocupantes más «ilustres».

Así pues, para no acabar como ellos, tomemos partido: Henry Kamen es un historiador británico residente en Barcelona, colaborador de El Mundo y autor de abundantes libros sobre la historia de España. Kamen es especialmente meticuloso a la hora de desmitificar tanto lo positivo como lo negativo: por una parte ha demostrado que la Inquisición española no fue como la pintan (y que de hecho sus cárceles eran bastante mejores que las cárceles civiles); por otra, es muy crítico con la supuesta grandeza de España en el Siglo de Oro y con el enfoque del nacionalismo en nuestro país. Hoy quiero destacar uno de sus libros: España y Cataluña, historia de una pasión. Kamen es conocido por su postura crítica con el independentismo catalán, y en este libro analiza toda la cuestión de forma quirúrgica.

Empieza describiendo concienzudamente los episodios de conflicto más relevantes entre España y Cataluña, en particular la Guerra de Sucesión, elemento vital del independentismo: quién participó y por qué, qué defendía y representaba cada uno, cómo se desarrolló la contienda y cuáles fueron sus consecuencias. Se detiene más adelante en el siglo XIX, la época de auge de los nacionalismos, y analiza cómo se construyó en esa época la base del nacionalismo catalán, qué elementos históricos tomaron (y cuáles inventaron) y de qué forma los retocaron. Cuidado, porque también tiene munición de sobra para los castellanos: una de sus críticas más ácidas la dedica a la actitud nacionalista española, que se centró exclusivamente en el carácter castellano en su etapa de formación, dejando fuera al resto de regiones, dando lugar a un patriotismo con el que nunca se sintieron identificados más que algunos.

Realmente, el análisis del patriotismo español despeja muchas dudas sobre su lamentable estado actual; veremos que no es algo nuevo ni mucho menos, viene de lejos.

Dedica un capítulo muy interesante a la lengua catalana, su uso a lo largo de las épocas, su unificación y su promoción gubernamental, y cierra el libro con un breve análisis de las consecuencias más probables de una escisión de Cataluña.

Para terminar, diremos que antes de juzgar, y sobre todo antes de dejarnos embaucar por el primero que nos adule y nos diga lo que queremos oír, más nos vale informarnos e investigar, y este libro es una magnífica forma de empezar a hacerlo y saber dónde se apoya el gran castillo de naipes que estamos viendo tambalearse estos días.

Consola de depuración de Joomla!

Sesión

Información del perfil

Uso de la memoria

Consultas de la base de datos