Jue08162018

Last updateVie, 01 Feb 2019 5pm

Back Está aquí: Home CULTURA Entrevista a David Monge, guitarrista flamenco

CULTURA

Entrevista a David Monge, guitarrista flamenco

David Monge es titulado superior en guitarra flamenca por el Conservatorio Superior de Música “Rafael Orozco” de Córdoba. Del 16 al 21 de julio dirigirá en Sigüenza un Master Class de Guitarra Flamenca. La Plazuela quiso saber algo más de su persona y de su labor como profesor dentro de los cursos de extensión universitaria de la Universidad de Alcalá

¿Dónde te formaste y cómo surgió tu afición a la guitarra flamenca?

Nací en Guadalajara en 1980, pero me crié en Riofrío del Llano de donde es mi padre. Fui a Atienza al colegio, mis padres daban clases allí. Estudié la EGB y viví allí hasta los 11 años. Luego nos vinimos al Corredor del Henares porque mis abuelos vivían en Yunquera. Allí viví unos años y luego el instituto lo empecé en Guadalajara. Luego he vivido en Madrid y los últimos años en Francia. En cuanto a mi afición a la música la empecé en Guadalajara. En casa también habia  ambiente familiar, mi hermana estudiaba en el Conservatorio.

¿Y tu afición concreta al flamenco?

Paco de Lucía tiene mucho la culpa. A mí me gustaba mucho la guitarra, empecé a estudiarla comprándome un libro porque yo sabía leer música. Se me daba bien y me gustaba, tenía oído. Mis padres tenían una colección de música clásica y la escuchaba junto a mi hermana. A los 15 años me compré una guitarra española. Había una chica en el pueblo a la que le gustaba el flamenco y tenía esa facultad de enamorar a los demás. Realmente el flamenco me llegó por la guitarra, un instrumento me cautivó. La cogí con mucha ilusión. Luego me apunté aquí en la Escuela Municipal de Música de Guadalajara. Allí empecé a conocer más la teoría. Me fascinaron Camarón y Paco de Lucía. 

Se ha dicho que el flamenco lo crean los gitanos ¿Estás de acuerdo?

Eso no se puede decir, los gitanos han sido muy importantes, han aportado, lo que pasa es que gitanos hay en Rumanía y allí no hay flamenco. Lo que si es cierto es que la etnia gitana aglutinó en la época de la expulsión de moriscos y judíos, a gente que no se fueron y que no era gitana. Se dice que el flamenco nace en la Baja Andalucía, los flamencólogos hacen un triángulo geográfico con Cádiz, Sevilla, Huelva hasta Málaga. Eso era porque Cádiz era la puerta a América y la puerta a África. Allí se dieron una serie de cuestiones culturales, raciales que afectaron  a todo esto. En Córdoba estudié con un flamencólogo muy conocido, Faustino Nuñez que afirma la influencia de América en el flamenco. Su tesis es que tendemos al eurocentrismo. Se trata de viaje afroamericano que vuelve y se reinterpreta en la Baja Andalucía.  Aunque el fandango es dieciochesco. Scarlatti, Bocherini, el padre Soler, tienen fandangos. Es un baile cortesano y popular. Esa armonía que lleva sonando en 300 años, se da en el flamenco y en las jotas. 

¿Es el flamenco una música viva?

Sí, está en continua evolución y transformación. La guitarra flamenca ha cambiado muchísimo con Paco de Lucía, Victor Monge, Serranito, Manolo Sanlucar. Ellos innovaron en la guitarra y antes que ellos Sabica, Montoya. Ahora mismo podemos hablar de Vicente Amigo, José Antonio Rodríguez, Gerardo Nuñez que están haciendo cosas muy interesantes en la guitarra. Gente más joven son Dani de Morón y Antonio Rey. Eso en cuanto a guitarra, en el cante, aunque está más estancado, por ejemplo Camarón innovó mucho, también Enrique Morente, Carmen Linares, Lebrijano. En el baile Antonio Gades hizo mucho por la danza, ahora está Farruquito, Eva Hierbabuena...

¿La catedral del flamenco sigue siendo Casa Patas?

Sí, en Madrid “Casa Patas”, el Corral de la Morería. También está Villa Rosa y Zambra. Como intérprete hay que ir a escuchar cosas a estos sitios. También hay que escuchar en casa discos. 

¿Un intérprete de guitarra tiene que preocuparse de la fabricación de su instrumento?

Normalmente el mundo del guitarrista profesional y del guitarrero ha estado siempre muy unido. Hay matices que el guitarrista propone al guitarrero, y que se tienen que trabajar conjuntamente. Me imagino cuando el guitarrero José Luis Romanillos estuvo con Julian Bream, los dos hicieron la guitarra realmente. El maestro haría la madera pero me imagino que el guitarrista le diría cosas para que ese instrumento ganara en cuestiones sonoras y de comodidad también. 

¿Cómo llegaste a contactar con José Luis Romanillos?

Yo conozco a Javier Villaverde y él me comentó que Romanillos vivía al lado de Sigüenza, en Guijosa. Yo sabía quien era porque mi primera referencia suya es en el conservatorio, a raíz de una asignatura que era principios organológicos de la guitarra donde se estudiaba la construcción de instrumentos. Las obras de José Luis eran una referencia y estaban en toda la bibliografía. Con Javier llevábamos un tiempo pensando en hacer una visita al maestro. En marzo del año pasado fuimos a su casa y allí es cuando le conocí personalmente, a él y a su mujer Marian. Allí charlamos y ellos dijeron que igual se podía hacer una cosa de flamenco, yo dije que sí me interesaba. Me propusieron dar un concierto de guitarra flamenca en agosto pasado en Sigüenza. Me encantó hacerlo, la verdad. 

Recordamos el aspecto pedagógico de tu concierto 

Siempre me gusta dar un toque didáctico, es una cosa que también he estado haciendo en Francia porque allí se desconoce bastante el flamenco. Funciona, a la gente le gusta y a mí también me gusta, he enseñado hace muchos años y enseño. Hace falta porque no creo que sea problema solo de Guadalajara porque la guitarra es una desconocida. Te pones a hablar de guitarra en particular y hay mucha gente, incluso del flamenco que no la conoce. Les hablas de Sabicas, y puede que les suene, pero les hablas de Sanlucas, de Serranito, de esa generación y no les conocen. Victor Monge “Serranito” es el que empezó a hacer guitarra solista, a darle importancia al instrumento. Me refiero a la guitarra solista en el flamenco, porque en la clásica, en el XIX ya hacían conciertos. 

¿Qué posibilidades ves en Sigüenza tal y como está ahora el museo de la guitarra de Romanillos?

Hace falta que las administraciones se impliquen, sino es muy difícil hacer algo. Es triste que estén José Luis y Marian en Sigüenza y no se les dé el apoyo necesario para relanzar el museo. A raiz del concierto que di el año pasado en agosto me hice socio de la Asociación de Violería y Organología Instrumental Romanillos-Harris. Ahora me he implicado más. Me encargo del Facebook y del ciclo de guitarra en Sigüenza todos los sábados final de mes  para dar visibilidad al instrumento. El tema de la guitarra en general y sobre todo la flamenca, en España está muy abandonado. 

¿En qué consite el máster de guitarra que vas a dirigir en Sigüenza?

En la reunión de la Asociación comentaron que en Sigüenza se hacen máster de instrumentos de música en verano. Me propusieron hacer uno de guitarra flamenca y les dije que sí. Se ha implicado también la Universidad de Alcalá, con lo cual tiene la ventaja que se dan créditos. Es para todos los niveles y todas las edades, desde la iniciación, aunque tiene que haber unos conocimientos mínimos de guitarra, de técnica y de recursos. Una persona que venga de la guitarra clásica o del jazz y que le interese la guitarra flamenca, se puede apuntar. Habrá, dependiendo del nivel del alumnado, clases grupales y clases individuales. Al final del máster se hará un pequeño concierto con lo que se ha aprendido o con lo que se ha mejorado. Habrá contenido específico de técnica, vamos a hacer soleá, taranta, bulerías y tangos. Esos son los cuatro palos en los que se va a centrar el curso. Es lo más posible que se puede hacer en el periodo de una semana porque el flamenco es inabarcable. 

¿Reivindicas la guitarra flamenca?

Es una música muy nuestra y hay que defenderla desde aquí y desde todos los lados. El flamenco debería estar en todos los conservatorios de este país. En Castilla-La Mancha, de momento solamente está en Puertollano. Vamos a ver si desde la Asociación y yo en mi nombre y con mis conocimientos podemos presentar un proyecto a la consejería de Educación de Castilla-La Mancha, a ver si logramos que se interesen y que pongan alguna plaza de oposiciones y que saquen alguna bolsa de trabajo docente. Las primeras oposiciones de la historia de guitarra flamenca fueron el año pasado en Andalucía, ahora son en Madrid, me presenté el año pasado y me presentaré este también. Esperemos que poco a poco se implanten en otros sitios. La guitarra flamenca a nivel académico está todavía en pañales. Son muchas las personas que llevan años luchando por esto pero desde las administraciones todavía no se ve el interés ni el apoyo. Es triste que la guitarra flamenca esté todavía como está, porque baile flamenco se puede aprender en el conservatorio hace tiempo ya. Creo que nos tenemos que apoyar entre todos para que la guitarra, y en particular la guitarra flamenca, vaya para adelante. 

Entrevista: Antonio López / José Mª Cañadas

 

Application 0.037 seconds (0.037); 0.42 MB (0.199) - afterLoadApplication 0.232 seconds (0.195); 2.04 MB (1.620) - afterInitialiseApplication 0.403 seconds (0.170); 3.63 MB (1.594) - afterCache